Noticias

Noticias sobre el medio ambiente y el Cambio Climático


Publicador de contenidos

Según un estudio de LIFE-IP NAdapta-CC, el número de noches tropicales en Navarra se duplicará en 2050

El clima futuro dificultará conciliar el sueño

27-08-2021


El estudio denominado "Estudio de Variabilidad Climática. Áreas de intervención para la gestión adaptativa del paisaje y medio construido en Navarra", realizado a través de Lursarea - Agencia Navarra del Territorio y la Sostenibilidad, unidad técnica de Nasuvinsa (empresa pública del Gobierno de Navarra), analiza, entre otros índices, las noches tropicales. 

El índice climático de noches tropicales tiene como objetivo mostrar un aspecto muy concreto relacionado con el confort climático. El índice evalúa el número de días en que la temperatura mínima supera los 20 °C.

El calentamiento global es una evidencia científica y supone uno de los mayores retos para la humanidad. Está provocando alteraciones en los elementos del clima y en su distribución sobre la superficie terrestre, el llamado Cambio Climático. Navarra no es ajena a este fenómeno.

  • Los climas y sus características se configuran mediante los habituales resúmenes climáticos mensuales de los principales elementos del clima.
  • Los promedios mensuales de los datos climáticos suavizan una gran cantidad de información importante que es relevante para los impactos sectoriales. Por esta razón, los índices derivados de los datos diarios son un intento de extraer objetivamente información de las observaciones meteorológicas diarias para responder a preguntas sobre aspectos del sistema climático que afectan a muchos sistemas humanos y naturales.

 

Índice de noches tropicales

 

Los periodos utilizados para la elaboración del índice de noches tropicales son los siguientes:

  • 1961-1990 (datos observados).
  • 1991-2019 (datos observados).
  • 2021-2050 (datos proyectados).
  • 2051-2080 (datos proyectados).
  • 2006-2019 (periodo compartido entre datos observados y proyectados).

De forma general, en el clima pasado (1961-1990) que se constituye como periodo de referencia, había una media de una noche tropical al año. En el clima presente (1991-2020) el número ha ascendido a tres. Y para los periodos futuros se calculan siete noches tropicales en el periodo 2021-2050 y once en el periodo 2051-2080. Estos datos son medios para el conjunto de la Comunidad Foral. Varían espacial y temporalmente, en el interior del periodo y a lo ancho del territorio.

Por ejemplo, tanto para los periodos 2021-2050, como para los periodos 2051-2080, el municipio que más noches tropicales tendría que soportar al año, de acuerdo a las proyecciones climáticas asociadas a un escenario de emisiones altas (RCP8.5), sería Buñuel, pasando de 10,5 noches en la actualidad a 14,8 para el periodo 2021-2050 y 23,2 para el periodo 2051-2080.

Por contra, municipios como Aria, Auritz/Burguete y Orreaga/Roncesvalles que en el periodo presente no han tenido noches tropicales según los datos observados, pasarían a tener 4,9, 4,5 y 3,8 respectivamente para el periodo 2021-2050.

Índice de noches tropicales

Puede observarse que en el primer periodo existía cierta diferencia entre el norte y el sur. En los periodos futuros la diferencia estará marcada por la altitud, a más altitud las noches serán más frescas y el calor perdurará durante más horas tanto en la vertiente norte como, sobre todo, en la Ribera. 

A continuación se muestra un mapa municipalizado del índice de noches tropicales para los periodos estudiados, donde el número de noches es consultable para cada municipio:

Indicador 46. Número de noches tropicales. Periodos de 30 años

 

Respecto a las condiciones climáticas de un espacio concreto se deben recordar cómo el contenido conceptual de noches tropicales está condicionado por los factores climáticos: la continentalidad, la altitud, la orientación, etc. Básicamente con el papel termorregulador del mar, las áreas más próximas a él presentan menores oscilaciones térmicas y se ven favorecidas por la humedad ambiental. La altitud también ejerce un papel suavizante de los rigores del verano y, además favorece el intercambio vertical del aire. El gradiente altitudinal está considerado en los resultados que presentamos a continuación. Por último, para ponderar localmente los resultados, el observador deberá considerar su situación respecto al sol: su casa, su calle, su plaza tendrá un comportamiento diferente según el número de horas que esté al sol y si estas son por la mañana o por la tarde.

También se debe considerar la percepción personal del calor. La sensación térmica puede objetivarse según las condiciones particulares de la atmósfera respecto a la humedad del aire, su temperatura, la velocidad del viento, etc. Hay indicadores que evalúan estas condiciones tanto para el confort térmico en el espacio público como en el interior de las viviendas y considerando ciertos estándares que incluyen, incluso el tipo de vestimenta. A pesar de todo, cada persona, en función de sus características personales incluida su temperatura corporal, percibe de forma diferente esa “sensación” de disconfort que sugieren las noches tropicales. 

Otros índices relacionados

Otros índices calculados y disponibles en el portal de monitorización del proyecto LIFE-IP NAdapta-CC confirman la evolución del número de noches tropicales: noches cálidas, días de verano, periodo de crecimiento, etc. 

El índice de “Noches cálidas” evalúa el porcentaje de días con temperaturas cálidas durante la noche. Se considera noche cálida cuando la temperatura mínima supera el percentil 90. Percentil es una medida estadística para la clasificación y agrupación de datos. En nuestro caso agrupa el número de noches que cumplen la condición y que agrupan el 90% de los casos que cumplen la condición respecto al periodo de referencia. 

Los mapas siguientes muestran cómo evoluciona el incremento de noches cálidas:

 

Índice de noches cálidas (%)

 

El índice de “Días de verano” se calcula con la temperatura media y se considera día de verano cuando dicha temperatura máxima del día supera los 25 °C. 

Índice días de verano

 

Medidas de adaptación

Ante las amenazas y riesgos climáticos a los que se enfrentan los municipios navarros es necesario actuar y tomar medidas. Existen diferentes tipos de medidas que pueden aplicarse por ejemplo, al edificio, al espacio público o al territorio en general.

 

En la edificación

En los edificios y viviendas pueden aplicarse medidas para adaptar los huecos y vanos en fachada, medias de sombreamiento, medidas para favorecer la ventilación cruzada, aislamiento térmico de las edificaciones, incorporación de medidas que favorecen la circulación vertical del aire, etc.

 

En el espacio público

En el espacio público, las calles, parques, plazas, se describen medidas para favorecer la ventilación y el flujo de aire entre masas sólidas y zonas verdes, el reverdecimiento y la incorporación de soluciones basadas en la naturaleza (infraestructura verde), desartificialización de pavimentos, sombreamiento del espacio, humidificadores, etc. y el tratamiento específico de las áreas periurbanas hacia el medio rural donde ya se incorporan medidas territoriales para hacer frente a periodos de sequía, de aridez de prolongación del verano, frenar fenómenos erosivos y de desertización, etc.

Estas medidas están descritas con más detalle en dos productos del proyecto LIFE NADapta: la “Guía de Urbanismo, arquitectura y Cambio Climático” y la “Guía Temática de Paisaje y Cambio Climático”.

 

Una mirada desde cerca

 

La visión del del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN)

La técnica responsable del Proyecto LIFE-IP NAdapta-CC en el ISPLN Estrella Miqueleiz, comparte su visión sobre el trabajo realizado:

"Desde el ISPLN se valora positivamente que se monitorice el indicador de número de noches tropicales ya que nos da la posibilidad de advertir a la población enviando mensajes preventivos en caso necesario.

El efecto de las noches tropicales en la salud viene determinado sobre todo por la cantidad de noches en las que la temperatura ambiental no baja de 20 grados. No es lo mismo una noche en la que la temperatura mínima está por encima de 20 grados que una cantidad de noches seguidas en las que la temperatura ambiental sigue por encima de 20 grados. En estas condiciones el sistema de control de la temperatura del cuerpo podría sobrecargarse y esto incidiría en la falta de adaptación del organismo a estas condiciones y en una mala calidad del sueño que conlleva una falta del descanso necesario para la rutina diaria del día siguiente.

También hay que destacar que no afectaría de igual manera a las personas según en qué situación estén. Su repercusión sería mayor en personas mayores o en personas que están tomando ciertos medicamentos o que ya tienen una patología previa. También se vería afectada la población por debajo de 5 años, sobre todo lactantes a los que el calor les afecta de forma especial. Por ello sería recomendable que si se diera esta situación se indicaran medidas que favorezcan los mecanismos de enfriamiento del cuerpo como las que indica el Ministerio de Sanidad: Tomar una ducha tibia, refrigerar pies y cabeza, utilizar ropa ligera, generar corriente de ventilación en la vivienda o evitar el ejercicio físico antes de acostarse."

 

Información clave relacionada con el cambio climático en Navarra

A continuación, se muestran una serie de información relevante asociada al cambio climático en Navarra, que permiten ampliar y profundizar el conocimiento.

 

El proyecto Life-IP NAdapta-CC

El proyecto LIFE-IP NAdapta-CC es una estrategia integrada para la adaptación al cambio climático de Navarra, y forma parte de su aportación al compromiso internacional frente al cambio climático.

El estudio sobre la variabilidad climática en Navarra es un resultado de la acción C6.2 del Proyecto LIFE-IP NAdapta-CC: "Adaptación al cambio climático del patrimonio público construido".

 

El portal de monitorización

En el proyecto LIFE-IP NAdapta-CC, dentro del sector; Monitorización: Conociendo los datos reales del cambio climático y su evolución para ser menos vulnerables, se enmarca la acción C1.1: Conociendo los datos reales del cambio climático y su evolución para ser menos vulnerables, la cual se materializa en el portal de monitorización del proyecto.

La aportación de este portal de monitorización y sus sinergias con otras acciones del proyecto LIFE-IP NAdapta-CC aportan datos y conocimiento en materia de cambio climático y de medidas de adaptación a aplicar en Navarra. A diferencia de la mitigación, los esfuerzos realizados en materia de adaptación son relativamente recientes, de manera que la bibliografía existente es escasa, más aún al referirnos a indicadores. Este portal permite cuantificar muchos de los efectos del cambio climático en Navarra, y podría ser replicado en otras regiones de Europa.

Por tanto, los objetivos principales del portal de monitorización de LIFE-IP NAdapta-CC son dos. Por un lado, monitorizar los efectos del cambio climático en Navarra, y por otro lado, dar seguimiento a los esfuerzos realizados en materia de adaptación al cambio climático en Navarra.

Para llegar a la consecución de dichos objetivos, el portal consta de una batería de más de cien indicadores agrupados en torno a quince cadenas de impacto. La selección y definición de indicadores nace de un ejercicio de participación y consenso con todos los agentes implicados: los responsables de Gobierno de Navarra y los otros socios de proyecto Life-IP NAdapta-CC (NILSA, UPNA, INTIA, GAN-NIK, ISPLN y NASUVINSA).

 

Conclusiones y próximos retos

Vistos estos resultados concretos se debe considerar lo relacionado con el confort. ¿Qué podemos hacer, individualmente, frente a estas condiciones relacionadas con las características climáticas concretas?

Las noches tropicales son una condición de los meses cálidos. La temperatura mínima suele darse en las horas próximas al amanecer, cuando la mayoría de las personas ya ha dormido (o intentado dormir) unas horas. Pero eso no significa que durante muchas horas de la noche se produzcan temperaturas superiores a 20°C y, por tanto, afecten al confort de las personas y, en algunos casos alterar el estado de salud de las mismas.

Dependiendo de la ubicación exacta, las condiciones climáticas de un lugar y de las personas la temperatura de confort para conciliación del sueño esta entre 17 y 20,5°C. Será necesario que cada persona adapte sus condiciones personales y ritmo en el momento del descanso nocturno.

El análisis de estos indicadores, aunque se relacione con eventos extremos y, por tanto, sometidos a la variabilidad de los diferentes tipos de climas, permiten establecer algunas características climáticas de los resultados. Evidentemente este tipo de noches son habituales en los meses de verano. El número medio de noches tropicales ya se ha incrementado en la comparación del periodo presente con el clima pasado, pero si lo relacionamos con el porcentaje de días nos permite plantear la hipótesis de una prolongación de los meses con este riesgo o amenaza concreta más allá de los meses típicos de verano (julio y agosto), muy posiblemente a junio y septiembre como mínimo. 

Estas condiciones aconsejan exponer medidas para afrontar esas características o extremos climáticos. Es lo que se denominan “medidas de adaptación” o “gestión adaptativa en el medio construido”.